NUESTRO ESPACIO, el foro de ge ( un lugar diferente...)
Últimos temas
» Recordando
Mar 18 Jul - 21:42:35 por Gatofidio

» No lo se
Sáb 27 Mayo - 21:52:32 por Gatofidio

» QUE HAS HECHO EN MI?
Jue 27 Abr - 22:52:34 por Vic

» LA BUSQUEDA...
Jue 27 Abr - 22:47:24 por Vic

» PILOTO AUTOMATICO...
Lun 7 Nov - 16:52:50 por Vic

» Recordando
Miér 19 Oct - 11:18:28 por Gatofidio

» TROIS PETITS POINTS
Mar 18 Oct - 11:46:09 por Gatofidio

» DESIERTO...
Mar 18 Oct - 11:37:32 por Gatofidio

» BASTA DE SEGUIR DESMONTANDO Y DE NO RESPETAR LAS COMUNIDADES QUE AHÍ VIVEN
Sáb 15 Oct - 13:09:43 por ge

» ANIMALES DE PODER
Sáb 15 Oct - 13:00:58 por ge

» FRASES BUDISTAS QUE PUEDEN CAMBIAR TU VIDA
Sáb 15 Oct - 12:09:46 por ge

» Hola me presento
Sáb 15 Oct - 12:04:35 por ge

» INFORME DE LA SITUACIÓN / VICTOR HEREDIA
Sáb 15 Oct - 11:51:35 por ge

» CREO SENTIR...
Miér 5 Oct - 19:53:16 por Vic

» NO LO ENTIENDO...
Miér 24 Ago - 20:25:59 por Vic

» LA DUDA...
Vie 8 Abr - 16:50:22 por Vic

» TRATAMIENTOS NATURALES PARA AYUDAR A CONTROLAR LA PRESIÓN ALTA
Jue 21 Ene - 16:39:04 por Gatofidio

» ADICTOS AL CELULAR
Jue 21 Ene - 16:34:30 por Gatofidio

» BASTA DE MALTRATO Y ABUSO A LAS MUJERES
Dom 10 Ene - 19:59:18 por Invitado

» LO MISMO?
Mar 5 Ene - 17:06:04 por Vic

» SIN DECIRTELO...
Mar 5 Ene - 16:57:39 por Vic

» LUGARES TEMPORALES
Lun 4 Ene - 15:48:31 por ge

» BELLA MÙSICA E IMÁGENES... (FLORES SLOW MOTION)
Mar 1 Dic - 10:22:12 por ge

» PARA REIR O LLORAR, DEPENDE DE COMO SE MIRE...
Mar 24 Nov - 13:14:34 por ge

» SABIAS QUE...
Mar 3 Nov - 11:44:09 por ge

» LA CARA OCULTA DEL VATICANO
Mar 3 Nov - 11:32:21 por ge

» CUENTO SABIO
Mar 3 Nov - 11:18:36 por ge

» EL AMIGO IMAGINARIO
Mar 3 Nov - 11:01:21 por ge

» LOS SOLDADOS JUDÌOS DE HITLER
Mar 3 Nov - 10:48:40 por ge

» ARTISTA SUBTERRANEO
Mar 3 Nov - 10:36:33 por ge

» LOS MAPAS IMPOSIBLES
Mar 3 Nov - 10:23:04 por ge

» LOS INVESTIGADORES SE ACERCAN A UN ANÁLISIS DE SANGRE PARA EL ALZHEIMER
Sáb 31 Oct - 12:56:39 por ge

» LA PATRIA / MENTIRA LA VERDAD
Sáb 31 Oct - 12:43:57 por ge

» REFLEXIONES / JOSÈ LARRALDE
Sáb 31 Oct - 12:41:19 por ge

» LA SICOLOGÍA DEL INCENTIVO
Sáb 31 Oct - 12:14:29 por ge

» DA, AMA, CONFÌA, ESCUCHA
Sáb 31 Oct - 11:16:55 por ge

» HERMOSO COMERCIAL TAILANDÈS
Sáb 31 Oct - 10:52:48 por ge

» NOS TIRABAN VENENO COMO SI FUÉRAMOS MOSCAS...
Jue 15 Oct - 21:24:48 por Gatofidio

» LAS CELULAS DE LOS HIJOS VIVEN EN EL CEREBRO DE SUS MADRES
Jue 15 Oct - 21:18:45 por Gatofidio

» LO IMPORTANTE ES SER LUZ
Jue 15 Oct - 21:15:28 por Gatofidio

» LUNA ROJA
Jue 15 Oct - 21:09:39 por Gatofidio

» SUEÑOS QUE CURAN
Jue 15 Oct - 21:02:22 por Gatofidio

» MINUSCULO (SIN COMENTARIOS...)
Sáb 3 Oct - 12:17:38 por Cris

» ENNYA - ANIRON
Miér 30 Sep - 11:17:00 por ge

» SWAN LAKE
Jue 24 Sep - 8:38:25 por ge

» CIRCULO
Vie 18 Sep - 8:37:25 por ge

» MÚSICA CON DELFINES
Jue 17 Sep - 11:14:18 por Cris

» El DESPERTAR DE SHE
Miér 9 Sep - 22:15:48 por Gatofidio

» TE DESEO TIEMPO
Dom 6 Sep - 19:57:19 por Gatofidio

» DEPREDADORES EMOCIONALES
Miér 2 Sep - 11:53:08 por Cris

» EFECTIVO Y BARATO MÉTODO PARA DEJAR DE FUMAR
Mar 1 Sep - 12:06:05 por ge

» SOBERBIA
Mar 1 Sep - 12:04:42 por Cris

» MENTIRA LA VERDAD / EL BIEN
Mar 1 Sep - 11:10:02 por ge

» SIN TITULO -por ahora
Vie 28 Ago - 22:07:49 por Gatofidio

» Gente...
Vie 28 Ago - 19:51:30 por Cris

Quieres promocionar tu foro o blog aquì?

Enviame un mail a:

geaese2001@hotmail.com

o copia el banner. Subirè el 

tuyo aquí...   


Create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!



Create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!

Comentarios? 

Críticas?

Sugerencias?

Tu opinión sobre la página

puedes dejarla aquí...


Guestbook


LOS ANTIGUOS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

07052011

Mensaje 

LOS ANTIGUOS




Los antiguos

Nahuel era un chiquillo inquieto e inteligente. Eso se notaba en sus ojos pícaros, soñadores, color esmeralda. Nada se le escapaba. Tenía que saberlo todo. Su pequeña naricita parecía percibir donde había algo interesante por descubrir o experimentar. Por eso su cuerpito delgado, elástico, siempre estaba en movimiento.
Nada lo detenía, ni siquiera los abundantes golpes y raspones que conseguía inevitablemente durante sus correrías. Pero lo que tenía de revoltoso, lo tenía de divertido. Cuando reía, su risa era espontánea y contagiosa, llenaba la casa. No era raro que sus papás lo escucharan riéndose solo, de manera estruendosa, mientras miraba los dibujitos en la tele. Y como a él le gustaba reír, quería que los demás rieran con él. Hacía bromas y adivinanzas, contaba chistes todo el tiempo. Sin embargo, lo más lindo que tenía este chico, eran sin duda, los buenos sentimientos que albergaba. Con las personas, era cálido, amable y educado. Siempre dispuesto a colaborar. Con los animales, era cariñoso. Nunca les hacía daño. Hormigas, caracoles, perros o gatos, todos hallaban un lugar en su afecto. También le gustaban las plantas, las piedras. Amaba de verdad a la naturaleza.
Nahuel era así. Un ser especial y sensible que disfrutaba vivir.
Sus padres estaban orgullosos de él. Ellos le reprochaban solo una cosa: ser muy desordenado. Su pequeña pieza era como un nido de lauchas, donde cualquiera podía perder horas buscando algo. En ella, todos sus tesoros infantiles, eran parte de un revoltijo increíble. Juguetes, papelitos, rompecabezas, se hallaban esparcidos en el suelo. Cartas de distintos mazos, bolitas de vidrio y libros de cuento, sobre la mesa. En la cama, descansaban peluches, autitos y ropa. Claro, él quería hacer todo a la vez y no le gustaba perder su tiempo ordenando.
Todo era un lío y de ese lío, emergía Nahuel cada mañana, para ver como los gorrioncitos, comían el queso o el pan que él les había dejado la noche anterior en el alféizar de su ventana. Y cada mañana, mientras los papás protestaban ante aquel desorden, Nahuel se quejaba prometiendo que ya acomodaría todo.
Era una contienda inacabable.
Pero seguramente, si su dormitorio hubiese estado ordenado aquella noche, esta historia no existiría, ya verán por qué...
Junto a sus riquezas, se hallaba el tesoro familiar: un gran espejo de cristal, en el cual Nahuel podía verse entero. Estaba enmarcado en madera de roble, ennegrecida por el paso del tiempo. Dicha madera, había sido trabajada a mano. Delicados arabescos en forma de cisnes y ondas del mar, fascinaban al niño, para quien aquellas figuras nadaban perpetua y graciosamente.
El espejo estaba sobre la pared, junto a la puerta. Frente a él, Nahuel hacía millones de muecas y monerías. Imaginaba ser un superhéroe, un cantante famoso o fingía caer herido, como los actores. Pero también, él se miraba para ver si lucía bien cuando tenía que salir a algún lado. Muchas veces, por no decir siempre, el espejo era más justo que sus papás a la hora de decirle acerca de su apariencia. El cristal le decía, si ese pelo que a él no le gustaba como caía sobre su frente, había quedado adecuadamente ubicado después de peinarse. O si la ropa que había elegido, era la que mejor le sentaba. En fin... el espejo le mostraba como se veía en realidad, sin el calor de los afectos.
Nahuel, como todos en su familia, querían mucho a ese objeto. Su historia era muy larga. Había pertenecido a la tatarabuela de su padre, quién lo recibió como un regalo de la hija de un terrateniente español. Ella era indígena y su padre que había sido un caciquejo de una tribu comechingón. Si bien, después de la conquista, los indios no fueron esclavizados como la gente de color traída del Africa, debían permanecer en sus antiguas comunidades o en aquellas organizadas por los españoles. Muchos aborígenes que eran arrieros o agricultores, buscaban trabajos en las haciendas cuyos propietarios preferían ocuparlos por el escaso salario que les pagaban.
Lihuén era el nombre de la lejana pariente de Nahuel. Trabajo en una hacienda como parte de la servidumbre y se crió junto con la hija de aquel español. Con el paso de los años, se hicieron muy amigas, tanto que la europea quiso dejarle su espejo antes de morir. Lihuén lo llevó consigo. Ella lo amaba, pues era símbolo de una amistad, la única que tuvo. Y fue conservado por las generaciones que la sucedieron, como algo especial... pero volvamos a nuestra historia.
Una noche, a eso de las tres de la mañana, Nahuel se despertó. Tenía mucha sed. Estaba tan dormido que ni prendió la luz. Automáticamente, se bajó de la cama y se puso las pantuflas con forma de patas de oso. Sabía de memoria el camino a la cocina: seis pasos derecho, dos hacia la izquierda y algunos más hasta la pileta.
Se dirigió hacia la puerta. Aún dormido como estaba, se dio cuenta que en el suelo, frente a la puerta, había un montículo de juguetes y ropa, los cuales habían quedado donde no debían. Eso lo desvió del camino correcto. La cuestión fué, que terminó yendo directo hacia el espejo. Pero de eso, se dió cuenta después...
Avanzó. Sintió un breve pero intenso cosquilleo que lo recorrió por entero. Como la sensación le fue placentera, no solo no se despertó, sino que siguió más contento su camino. Después de dar unos pasos más, el recorrido le pareció más largo de lo habitual. Dobló, pero la cocina no estaba ahí. Era como si no hubiese avanzado nada. Todo estaba muy oscuro. Pensó que aún se hallaba frente al espejo. A lo mejor se había quedado dormido de pie delante de él.
Cuando ya ninguna explicación le aclaraba lo que en esos momentos estaba ocurriendo, tuvo que abrir los ojos. Imaginen su sorpresa, cuando vió frente a él a otro Nahuel que lo miraba. No se rascaba la cabeza como él hizo, ni se restregaba los ojos buscando despertar. Este duplicado, no hacía movimiento alguno, pero lo saludó claramente extrañado.
-¿Qué haces aquí?
-Yo... yo no sé... –respondió con lentitud Nahuel a aquella imagen, que él desde el otro lado del espejo llamaba Pablo, por ser éste su primer nombre.
-.... atravesaste el portal. Solo lo puedes hacer cuando éste se abre: cinco segundos en determinado momento del año. Cualquier cosa que en él se apoye podrá pasar, pero...
-No puedo creerlo, Pablo... –lo interrumpió el niño- Pensaba que solo eras mi imagen...
-Si no aprendes las verdades de este mundo, jamás podrás volver al tuyo.-le dijo su sosías.
Nahuel estaba muy asustado. Tan asustado como sorprendido. A Pablo, en cambio, le pareciá que aquel chico, no había entendido realmente nada de lo que él le había dicho. Por eso, se llegó hasta la lámpara que se reflejaba de la habitación de Nahuel y la encendió. Cuando la luz se hizo en aquella habitación, copia exacta de la suya, el niño creyó que estaba donde debía estar. Pero se equivocó. Seguía del otro lado del espejo en un dormitorio idéntico al suyo, con alguien que no era su reflejo. Fue entonces, cuando pudo escuchar y entender lo que Pablo le explicó.
-Si quieres regresar allá, deberás conocer este mundo.
Nahuel quedó aterrorizado. Como pesadilla era de lo peor. Se pellizcó, se tiró del pelo con fuerza para despertar, cosa que como era de suponer, no solo resultó inútil sino también dolorosa.
-Yo quiero irme... -le dijo a Pablo. –Si es necesario, romperé este espejo. Mis padres se preocuparán mucho si dentro de unas horasl cuando sean las siete y deba ir a la escuela, no me encuentren... –amenazó Nahuel.
-No te hagas problema por eso. Tenemos mucho tiempo. Por cada minuto que pasa en tu mundo, cien años transcurren aquí. Pero en realidad, eso no importa, porque aquí no envejeces, como tampoco los principios que rigen este mundo. Ya verás...
-Me verán y me sacarán de aquí... –seguía diciendo el niño.-No podrán. Ellos no pueden verte. Desde tu mundo solo se ven los propios reflejos. De este lado podemos mirar solo lo que ustedes nos muestran. Cada lugar donde hay un espejo nos permite ver un fragmento.
-¡¡Romperé este espejo, portal o lo que sea y volveré!! -chilló Nahuelito, mientras pateaba el cristal con fuerza.
-Lo siento, esto no funciona así. Además, uno de los motivos por el cual tu mundo y el mío quedaron separados, fue la violencia.
-¿Qué hago? –dijo el chico entre sollozos, más resignado.
-Mira, tómalo con calma. Siempre que hay un problema, lo mejor es mirarlo de lejos. Como si fuera de otro. Se piensa más claro y es fácil hallar soluciones...
Tu mundo al que le llamamos Real y el mío, Mundo Esperanza, eran uno hace millones de años. Aunque parezca extraño, el tuyo creó a éste. Por eso te contaré primero sobre los inicios del Mundo Real.
En el principio, el hombre vagaba por el planeta sin ambiciones egoístas. Un ser huraño, primitivo, que no se cuestionaba quién era o que aspecto tenía. Solo el agua quieta de los charcos después de la lluvia, le devolvía su apariencia de modo parcial. Deambulaba solo y su única preocupación era sobrevivir en aquel medio hostil. En algún momento, su elemental intelecto, descubrió la importancia del clan. Sabía que los animales más exitosos en la cacería eran aquellos que actuaban en grupo. Cuando formó parte de uno, aprendió a intercambiar la escasa información que disponía con otros. Creó armas: hachas y flechas talladas en piedra, conservó las pieles de los animales que cazaba para protegerse del frío, domésticó el fuego e inventó el lenguaje. El hombre dejó de ser una criatura aislada y desvalida para transformarse en una especie gregaria y depredadora. Su supervivencia ya no dependía de la fuerza sino de la astucia. Contaba con el apoyo del grupo y del conocimiento adquirido.
Algunos clanes, buscando mejores lugares para vivir, se hicieron nómades. Conocieron a otros humanos que tenían otros idiomas y creencias. Incluso su aspecto era diferente. En algunos, la piel era negra como el carbón. Otros la tenían roja como la arcilla. En otros, el color de la suya, blanca como la leche. Y había quiénes la tenían amarilla como el grano de maíz nuevo. Esos nuevos territorios, hicieron surgir la adormecida ambición de los más fuertes. Esta ambición por dominar, por poseer, generó violencia e irracionalidad. Nacieron las guerras. Hubo conquistadores y conquistados. Crueldad y muerte. Millones de años después, el hombre seguía considerando importantes las diferencias y no las similitudes, aquellas que habían hecho posible la supervivencia.
El color de la piel, era una cuestión que señalaba superioridad o inferioridad.
Partieron quizás, de las mismas premisas primitivas de sus ancestros: la noche, lo oscuro, les daba miedo. Representaba lo malo, lo peligroso, el Mal, ... lo inferior? Lo opuesto, el día, la luz, lo bueno, el Bien, ... lo superior?
Con el tiempo, este análisis se aplicó a los obesos, a las mujeres, a los ancianos, a las personas con capacidades diferentes. Se extendió a las creencias religiosas, las cuestiones culturales, a las clases sociales. Claro, nada de esto es cierto, sin embargo, la ignorancia y los prejuicios hicieron que el caos fuera mayor.
La discriminación había nacido y con ella, el odio racial.
El motivo era el ser diferente. A pesar de que la sangre derramada era del mismo color que la suya. Que el dolor y la muerte eran idénticas a las que él podía sufrir.
Pero hubo otra clase de hombres. Los que usaron el conocimiento para el bien. Para sí mismo y para los demás.
Como verás en el hombre, todo seguía siendo una cuestión de elección. Era lo que quería ser. Lo que elegía ser.
Fue en esos días, que el grupo de ancianos, los más sabios del planeta, llamados Los Antiguos, se reunieron. Analizaron la situación reinante y decidieron que era tiempo de hacer algo antes de que fuera demasiado tarde. Había que contrarrestar tanto salvajismo, tanta barbarie. Uno de ellos, llamado Justo, era quién lideraba aquella congregación.
Les pidió a los demás que eligieran un objeto. Uno en el que pudieran depositar y preservar la Esperanza de la Humanidad. Muchos días y muchas noches deliberaron. Innumerables cosas fueron consideradas, entre ellas las pirámides de Egipto, por su tamaño. Otros insinuaron las estrellas...
Ni las pirámides ni las estrellas estaban al alcance de todos los hombres. Justo puso entonces a consideración de los ancianos, el objeto que él creía apto para tal fin. Les dijo:
-El hombre ha creado muchas cosas. Sin embargo, los espejos surgieron para satisfacer su vanidad. No sabemos a ciencia cierta, quién lo inventó en el Oriente a partir del vidrio. Un material puro y transparente. Para crear este nuevo objeto, tuvo que darse al vidrio la oscuridad que le faltaba y así poder verse en él. Necesitó para reconocerse, los extremos de la luz y de las sombras. Los espejos han estado con el hombre desde que éste los creó. No hay quién no posea uno...
Los Antiguos consideraron lo dicho por Justo. Luego él agregó:
-Abriremos un portal en ellos para que los principios y sentimientos más puros, más sublimes de la humanidad, residan allí. La Compasión, la Igualdad, el Respeto, la Solidaridad, entre otros serán protegidos del olvido humano.
Les serán necesarios cuando los hombres sean numerosos y todo en la tierra, tenga un precio. Una vez al año, el portal se abrirá para quiénes quieran buscar los principios que hemos guardado tan celosamente y que salvarán al mundo. Para los que buscan remedio a los males que han sembrado los corazones egoístas. Porque el día que el hombre se haya dominado a sí mismo, que esa parte de su naturaleza vanidosa haya muerto, los espejos dejarán de existir. Mientras tanto, cada vez que un espejo se rompa, parte de ésos hermosos principios llegaran al mundo, y así no los olvidarán...
Los Antiguos no perdieron el tiempo. Y después de gurardar aquellos valores en lo que dieron a llamar Mundo Esperanza, cerraron el portal. Con tanta sabiduría lo hicieron que sólo los puros de corazón pudieron atravesarlo y volver. Uno de ellos fue Gandhi, otro, Martín Luther King. Ellos creían que el verdadero poder yacía en el autocontrol, no en el dominio de otros.
Pablo hizo una larga pausa, después continuó.
-Algunos hombres, preocupados pro perderse de vista a sí mismos, crearon el mito, la superstición de la mala suerte durante siete años para quién rompiera un espejo. Pero la verdad, la que conocían Los Antiguos, era otra.
Quién pierde vanidad, orgullo, soberbia, gana en humildad, humanidad, sabiduría.
Verás, la historia está plagada de hechos tristes. En la actualidad, la barbarie continúa, con más inteligencia y tecnología a su servicio.
En todas partes del mundo, hay discriminación.
Hay que luchar contra ella. El odio que ella genera aniquila la paz. Luchar con unas pocas palabras: RESPETO POR LO DIFERENTE.
Si llevas este concepto en tu corazón, la paz te será posible. La paz en el mundo será posible. Lo distinto nos hace crecer. En cada uno de nosotros llevamos, como en el espejo, dos caras. No hay día sin noche, ni luz sin oscuridad. No sabríamos de lo bueno si lo malo no existiese. No podríamos apreciar las diferencias si nuestro cerebro no discriminara. Discrimina para aprender. Pero nadie es mejor que nadie, cada cual tiene virtudes y defectos.
Respeto es una palabra muy poderosa. Conservarla para las generaciones venideras dependerá en parte de ti. Respeto por la naturaleza, por las ideas, por las creencias religiosas, por las cuestiones culturales, la forma de vivir de otros. El hombre habrá aprendido que solo con el amor y el respeto, cabe la esperanza de la paz. Y con estas palabras, Pablito calló.
Nahuel, que había guardado respetuoso silencio todo el tiempo, entendió cada una de sus palabras.
Recordó que una vez él, había podido comprender los sentimientos de alguien. Pero solo cuando pudo ponerse en su lugar. Imaginando lo que esa persona sentía. Fue cuando escuchó en las noticias que un chico como él, había caído en un pozo profundo. Era él quién estaba en ese pozo cuando se puso en lugar de aquel niño. Nahuel pudo sentir su miedo, ver sus lágrimas. Y así se lo dijo a Pablo.
-Esa era la conclusión. Solo cuando te pones en el lugar del otro, puedes no solo entenderlo desde la razón, sino también comprenderlo desde la emoción, desde el corazón., aunque sea en parte. Nunca olvides que para lograrlo debes tratar de sentir, de ver como el otro.... Ya estás listo para atravesar el portal. Lleva el mensaje y compártelo con los demás. Es importante que nunca lo olvides lo que has aprendido...
Nahuel sólo le dijo tres palabras al despedirse:
-No lo olvidaré. –y se dirigió al espejo, cuya oscura puerta lo esperaba abierta.
Más allá estaba la luz. Sin mirar atrás, dio el paso. Nuevamente aquel grato cosquilleo recorrió su cuerpecito.
Apareció en su habitación que aún estaba a oscuras. No podía creerlo. El reloj marcaba las tres. Se volvió a mirar al espejo, pero su imagen no le fue devuelta. El quiso volver a Pablito, pero ya se había ido. Tiempo después comprendió que lo que Pablo representaba, estaba con él.
Pensó en romper el cristal esa misma noche, para cambiar las realidades que su amigo le había mostrado. Pero sabía que su familia amaba a ése espejo por el valor afectivo que poseía. Deshechó la idea, pero se le ocurrieron otras mucho más útiles, que cambiaron su vida para siempre.
Les contó a otros niños, a todos los que pudo, sin decir que su historia era verdadera y que le había sucedido a él, pues nadie le creería.
Cuando fue mayor, escribió su historia en forma de cuento para que otros la supieran, y también en sus ratos libres, tuvo un hobbie. Uno que le permitió mantener su promesa a Pablo: fabricaba espejos. Los hacía de todos los tamaños. Siempre llevaba algunos con él, solo para romperlos donde hacía falta. Cuando alguien le preguntaba que tenía de provechoso lo que hacía, él respondía:
-Regalo esperanza...
Nadie lo entendía. Sólo los niños que habían escuchado su historia, podían.
Pero mágicamente, cuando él rompía sus espejos, las personas se sentían mejor. Ya no los separaban las diferencias, la solidaridad las unía.
Y él, por supuesto, reía.

_________________
 
Todo aquel que luche contra monstruos, ha de procurar de que al hacerlo, no se convierta en uno de ellos
.
avatar
ge
Admin
Admin

Mensajes : 2610
Fecha de inscripción : 10/03/2011
Edad : 55

http://nuestroespacio.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : Excite BookmarksDiggRedditDel.icio.usGoogleLiveSlashdotNetscapeTechnoratiStumbleUponNewsvineFurlYahooSmarking

LOS ANTIGUOS :: Comentarios

avatar

Mensaje el Lun 9 Mayo - 12:05:15  Gatofidio

muy bueno, un poco largo para mi gusto y estilo, pero bueno, es de esos cuentos que dejan interrogantes y te hace mover la croqueta.
Como titule, menos mal que los espejos son de vidrio y se pueden romper, por si eran como los antiguos de plata bruñida.....hay lo que seria del mundo......aunque pensándolo bien, el mundo se encamina al desastre con espejo o sin espejo....pero bueno hay que rescatar el mensaje, ya que lo ultimo que se pierde es la esperanza......

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér 11 Mayo - 15:56:34  Cris

Hermoso cuento!
Mientras lo leía pensaba en mi nieta mayor.
Un buen cuento para reflexionar!
Y no solo para púberes de la edad de Nehuel ni de mi nieta.
A todos nos viene bien el saco!

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom 15 Mayo - 11:58:08  Marcela

¡Me encantó Gra!, y si bien es un cuento que refleja la triste realidad en que vivimos, me emocioné al final ya que queda abierta la puerta de la esperanza.
Me encantaría que se volviera realidad!.
¡Te felicito!, me lo devoré en un segundo, digno de publicarlo en algún lado, para hacer pensar a la gente y a la vez entretenerse. cheers

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom 15 Mayo - 11:59:55  Marcela

Cris, no creas que me copié, no había leído los comentarios antes de poner el mío, pero veo que coincidimos.Que tengan un lindo domingo. Very Happy

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Dom 15 Mayo - 18:29:07  Cris

Marce, hermosa amiga!
Cómo voy a pensar que te copiaste? Jajajajaja!
El cuento posteado por Ge no tiene desperdicio, y ahora sí que me copio yo de lo que expresaste: Sin duda alguna es para publicarlo!
Besotes a todos! Very Happy

Volver arriba Ir abajo

Mensaje   Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.