Últimos temas
» BASTA DE ATENTADOS. BASTA DE MUERTES SINSENTIDO
Dom 27 Ago - 23:30:33 por ge

» EL CAZADOR Y SU PERRO
Dom 27 Ago - 22:06:34 por ge

» DROGA QUE PERMITIRÁ BORRAR RECUERDOS DE MANERA SELECTVA
Dom 27 Ago - 21:33:55 por ge

» EL OTRO / FILOSOFÍA A MARTILLAZOS
Dom 27 Ago - 21:02:53 por ge

» BENDICIÓN NÁHUATL
Dom 27 Ago - 20:57:44 por ge

» LA BUSQUEDA...
Dom 27 Ago - 20:45:13 por ge

» QUE HAS HECHO EN MI?
Dom 27 Ago - 20:41:47 por ge

» RECORDANDO
Dom 27 Ago - 15:49:45 por ge

» NO LO SE
Dom 27 Ago - 15:29:28 por ge

» LA BOMBA BIOLÓGICA QUE DESTRUYÓ A TENOCHTITLÁN
Dom 27 Ago - 14:58:56 por ge

» MUNDOS INTERNOS, MUNDOS EXTERNOS
Dom 27 Ago - 14:42:47 por ge

» PILOTO AUTOMATICO...
Lun 7 Nov - 16:52:50 por Vic

» RECORDANDO
Miér 19 Oct - 11:18:28 por Gatofidio

» TROIS PETITS POINTS
Mar 18 Oct - 11:46:09 por Gatofidio

» DESIERTO...
Mar 18 Oct - 11:37:32 por Gatofidio

» BASTA DE SEGUIR DESMONTANDO Y DE NO RESPETAR LAS COMUNIDADES QUE AHÍ VIVEN
Sáb 15 Oct - 13:09:43 por ge

» ANIMALES DE PODER
Sáb 15 Oct - 13:00:58 por ge

» FRASES BUDISTAS QUE PUEDEN CAMBIAR TU VIDA
Sáb 15 Oct - 12:09:46 por ge

» Hola me presento
Sáb 15 Oct - 12:04:35 por ge

» INFORME DE LA SITUACIÓN / VICTOR HEREDIA
Sáb 15 Oct - 11:51:35 por ge

» CREO SENTIR...
Miér 5 Oct - 19:53:16 por Vic

» NO LO ENTIENDO...
Miér 24 Ago - 20:25:59 por Vic

» LA DUDA...
Vie 8 Abr - 16:50:22 por Vic

» TRATAMIENTOS NATURALES PARA AYUDAR A CONTROLAR LA PRESIÓN ALTA
Jue 21 Ene - 16:39:04 por Gatofidio

» ADICTOS AL CELULAR
Jue 21 Ene - 16:34:30 por Gatofidio

» BASTA DE MALTRATO Y ABUSO A LAS MUJERES
Dom 10 Ene - 19:59:18 por Invitado

» LO MISMO?
Mar 5 Ene - 17:06:04 por Vic

» SIN DECIRTELO...
Mar 5 Ene - 16:57:39 por Vic

» LUGARES TEMPORALES
Lun 4 Ene - 15:48:31 por ge

» BELLA MÙSICA E IMÁGENES... (FLORES SLOW MOTION)
Mar 1 Dic - 10:22:12 por ge

» PARA REIR O LLORAR, DEPENDE DE COMO SE MIRE...
Mar 24 Nov - 13:14:34 por ge

» SABIAS QUE...
Mar 3 Nov - 11:44:09 por ge

» LA CARA OCULTA DEL VATICANO
Mar 3 Nov - 11:32:21 por ge

» CUENTO SABIO
Mar 3 Nov - 11:18:36 por ge

» EL AMIGO IMAGINARIO
Mar 3 Nov - 11:01:21 por ge

» LOS SOLDADOS JUDÌOS DE HITLER
Mar 3 Nov - 10:48:40 por ge

» ARTISTA SUBTERRANEO
Mar 3 Nov - 10:36:33 por ge

» LOS MAPAS IMPOSIBLES
Mar 3 Nov - 10:23:04 por ge

» LOS INVESTIGADORES SE ACERCAN A UN ANÁLISIS DE SANGRE PARA EL ALZHEIMER
Sáb 31 Oct - 12:56:39 por ge

» LA PATRIA / MENTIRA LA VERDAD
Sáb 31 Oct - 12:43:57 por ge

» REFLEXIONES / JOSÈ LARRALDE
Sáb 31 Oct - 12:41:19 por ge

» LA SICOLOGÍA DEL INCENTIVO
Sáb 31 Oct - 12:14:29 por ge

» DA, AMA, CONFÌA, ESCUCHA
Sáb 31 Oct - 11:16:55 por ge

» HERMOSO COMERCIAL TAILANDÈS
Sáb 31 Oct - 10:52:48 por ge

» NOS TIRABAN VENENO COMO SI FUÉRAMOS MOSCAS...
Jue 15 Oct - 21:24:48 por Gatofidio

» LAS CELULAS DE LOS HIJOS VIVEN EN EL CEREBRO DE SUS MADRES
Jue 15 Oct - 21:18:45 por Gatofidio

» LO IMPORTANTE ES SER LUZ
Jue 15 Oct - 21:15:28 por Gatofidio

» LUNA ROJA
Jue 15 Oct - 21:09:39 por Gatofidio

» SUEÑOS QUE CURAN
Jue 15 Oct - 21:02:22 por Gatofidio

» MINUSCULO (SIN COMENTARIOS...)
Sáb 3 Oct - 12:17:38 por Cris

» ENNYA - ANIRON
Miér 30 Sep - 11:17:00 por ge

» SWAN LAKE
Jue 24 Sep - 8:38:25 por ge

» CIRCULO
Vie 18 Sep - 8:37:25 por ge

» MÚSICA CON DELFINES
Jue 17 Sep - 11:14:18 por Cris

» El DESPERTAR DE SHE
Miér 9 Sep - 22:15:48 por Gatofidio

Quieres promocionar tu foro o blog aquì?

Enviame un mail a:

geaese2001@hotmail.com

o copia el banner. Subirè el 

tuyo aquí...   


Create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!



Create your own banner at mybannermaker.com!
Copy this code to your website to display this banner!

Comentarios? 

Críticas?

Sugerencias?

Tu opinión sobre la página

puedes dejarla aquí...


Guestbook


CONCURSO Nº 13: HISTORIAS DE VIDA CONMOVEDORAS

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

21112011

Mensaje 

CONCURSO Nº 13: HISTORIAS DE VIDA CONMOVEDORAS




A falta de sugerencias, lanzo este nuevo concurso: HISTORIAS DE VIDA CONMOVEDORAS...
Pueden ser videos tambien, para que variemos y enriquezcamos, si cabe, un poco la manera del concurso.
Dejo la mìa, para dar inicio...
Me pareciò muy bello el mensaje. Se los comparto...


Kim Phuc es la niña de la foto.

El 8 de junio de 1972, cuando su aldea de Tran Bang (Viet Nam del Sur) fue bombardeada, tenía 9 años. Abrasada por el napalm, se echó a correr por la carretera, aullando de miedo y dolor. Todo el horror de la guerra quedó captado en esta fotografía de Nick Ut, reportero gráfico de la agencia Associated Press, y su difusión en el mundo entero contribuyó a poner un término al conflicto de Viet Nam.

Kim Phuc tiene hoy 38 años y vive en Canadá con su esposo e hijos. Aunque su cuerpo quedó marcado para siempre con los estigmas visibles e invisibles del napalm, ha perdonado a los que se los infligieron. En un acto conmemorativo de la guerra del Viet Nam celebrado en Washington dijo a los ex combatientes presentes que, si un día se encontrase cara a cara con el piloto que lanzó la bomba, le diría: “Ya que no se puede cambiar la historia, tratemos de hacer cuanto podamos por promover la paz”. Dicho y hecho: Kim Phuc tuvo el gesto de abrazar a John Plummer, uno de los asistentes al acto que intervino en la coordinación del bombardeo de Trang Bang.

Kim Phuc es actualmente una de más fervientes militantes por la paz mundial, la no violencia, la tolerancia, el diálogo y la ayuda mutua.

En su calidad de Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO, se esfuerza sin descanso por promover el objetivo señalado en el preámbulo de la Constitución de la Organización: "Puesto que las guerras nacen en la mente de los hombres, es en la mente de los hombres donde deben erigirse los baluartes de la paz ".

A pesar de sus terribles heridas, ha llegado a ser capaz de perdonar a los que se las infligieron. ¿Cómo lo ha logrado? Cuando me quemé en 1972, tenía 9 años. Mi casa estaba en medio del sitio donde cayeron cuatro bombas de napalm, que alcanza una temperatura de 800º a 1200º, es decir, unas 8 a 12 veces más elevada que la del agua hirviendo. El 65% de mi cuerpo quedó abrasado y tuvieron que practicarme injertos en el 35% de la piel, pero mi rostro y mis manos quedaron intactos, sin cicatriz alguna. Las bombas no me destruyeron por completo como lo hicieron con familiares y amigos. Más tarde empecé a soñar con llegar a ser médico para salvarles la vida a los demás, tal como habían hecho los que me atendieron durante los 14 meses interminables que pasé en el hospital. Cuando salí de él, quise proseguir a toda costa mis estudios pese a las heridas y a los espantosos dolores de cabeza que padecía. Era muy difícil. Como mis padres no tenían bastante dinero para medicinas, mi madre compraba trozos de hielo y me los ponía en la cabeza para calmar mis dolores, mientras que mi padre me daba ungüentos hechos con plantas conocidas por sus propiedades curativas.

¿Pudo acabar sus estudios? No. Diez años más tarde, en 1982, tuve que sufrir otra prueba muy dura en mi vida. Yo había ingresado ya en la facultad de medicina de Saigón, pero por desgracia los agentes del gobierno se enteraron un día de que yo era la niñita de la foto y vinieron a buscarme para hacerme trabajar con ellos y utilizarme como símbolo. Yo no quería y les supliqué: “¡Déjenme estudiar! Es lo único que deseo”. Entonces, me prohibieron inmediatamente que siguiera estudiando. Fue atroz. No acertaba a entender por qué el destino se encarnizaba conmigo y no podía seguir estudiando como mis amigos. Tenía la impresión de haber sido siempre una víctima. A mis 19 años había perdido toda esperanza y sólo deseaba morir.

¿Cómo recobró las ganas de vivir? Como mis mayores me habían educado en la fe del caodaísmo, que se puede definir como una mezcla de confucianismo, taoísmo, budismo, me puse a rezar sin parar y a pasarme el tiempo con lecturas religiosas. Sin embargo, nadie podía aliviar mis sufrimientos ni lograr que volviera a la facultad. La duda me atenazaba: “Si Dios existe, ¿podrá ayudarme?” En cierta ocasión, un amigo me llevó a una iglesia cristiana de Saigón. Aunque mi alma estaba sedienta de paz interior, me costaba mucho abrazar una nueva religión. Mi mayor deseo era encontrar una amistad, alguien a quien hablar y confiarme. Había dibujado incluso su imagen en un papel. Un día que entré en la iglesia vi a una muchacha sonriente sentada en medio de la nave vacía. Se hizo amiga mía.

¿Qué cambió ese encuentro en su vida? Me sentí mejor enseguida, aunque todavía sintiera un vacío en mi fuero interno. Solamente cuando encontré la fe en mí misma, se atenuó el dolor de las llagas de mi corazón. Poco después el gobierno hizo demoler esta iglesia de Saigón y el pastor se fue. Desde entonces, sola y sin ayuda de nadie, fui dejando que el sentimiento de perdón creciera en mi corazón hasta que empezó a embargarme una inmensa paz interior. Esto no ocurrió de la noche a la mañana, porque no hay nada más difícil que llegar a amar a sus enemigos. En vez de reaccionar de una manera “normal”, es decir con odio y deseo de venganza, opté por la comprensión, que por cierto no se alcanza en un día.

Desde 1997 es Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO, ¿cuál es su mensaje y cómo difunde los ideales de la Organización? Quiero que mi experiencia sirva a los demás. Fui quemada por culpa de la guerra y, hoy en día, quiero alentar a las personas a que se amen y ayuden entre sí. Tenemos que aprender cómo ser más tolerantes, estar atentos a las personas, escucharlas, salir de ensimismamiento y ayudar a los demás, en vez de dejarnos llevar por la ira y el odio que sólo engendran deseo de venganza y violencia estériles. La guerra sólo trae consigo padecimientos. Por eso enseño a la niñita de la foto, porque su imagen es el relato de mi vida y de las consecuencias que en ella tuvo la guerra. No hay padres en el mundo que quieran que vuelva a ocurrir lo que se ve en la foto. Desearía transmitirles lo que he aprendido a valorar: He vivido la guerra y sé cuán inapreciable es la paz. He sufrido mi dolor y sé lo que vale el amor cuando uno desea curarse. He experimentado odio y sé cuál es la fuerza del perdón. Hoy, como estoy en vida y vivo sin odio ni ánimo de venganza, puedo decir a los que causaron mi sufrimiento: “¡Os doy mi perdón!” No hay otro medio para preservar la paz y poder hablar de tolerancia y no violencia.

Esos son precisamente los ideales que defiende la UNESCO, pero es muy difícil perdonar, sobre todo en el contexto de una guerra. Las personas siempre pueden elegir. Yo he optado por la reconciliación y mi vida se ha transformado. He dejado de ser una víctima. Por eso digo a la gente: “Mirad, de esta manera encontré la paz. Así fue mi pasado y lo superé, y mi presente puede ser vuestro futuro si queréis.” Los niños son los que mejor captan mi mensaje, por eso visito tantas escuelas como puedo para decirles: “Nuestro futuro está en vuestras manos, la paz es asunto vuestro. ¡Manos a la obra!”

¿Como difunde su mensaje? En 1997 creé la Fundación Kim Phuc, que se dedica a ayuda a los niños que son víctimas de la guerra y la violencia. En Timor Oriental y Rumania, así como en Afganistán recientemente, les prestamos asistencia médica, física y psicológica, suministrándoles prótesis cuando han perdido un miembro o ayudándoles a superar los traumas que han sufrido. Sé lo difícil que les resulta a los niños hablar de ellos. Estoy de todo corazón con las víctimas de las guerras que hay en este momento y, en beneficio suyo, no cejaré en mi empeño de propagar un mensaje de paz.



Bibliografía: "The girl in the picture", Denise Chong, Viking Penguin, Nueva York.
Existe una versión en francés: "La fille de la photo", Denise Chong, Belfond, París.

Fuente Consultada: Portal de la UNESCO



Última edición por ge el Jue 3 Mayo - 17:33:07, editado 1 vez

_________________
 
Todo aquel que luche contra monstruos, ha de procurar de que al hacerlo, no se convierta en uno de ellos...
.
avatar
ge
Admin
Admin

Mensajes : 2621
Fecha de inscripción : 10/03/2011
Edad : 55

http://nuestroespacio.foroargentina.net

Volver arriba Ir abajo

Compartir este artículo en : diggdeliciousredditstumbleuponslashdotyahoogooglelive

CONCURSO Nº 13: HISTORIAS DE VIDA CONMOVEDORAS :: Comentarios

avatar

Mensaje el Mar 22 Nov - 18:00:44  Cris

Mientras la figura de Oscar Schindler (imagen izquierda) era aclamada por medio mundo gracias a Steven Spielberg que se inspiró en él para hacer la película que conseguiría siete Oscar en 1993 narrando la vida de este industrial alemán que evitó la muerte de 1.000 judíos en los campos de concentración, Irena Sendler seguía siendo una heroína desconocida fuera de Polonia y apenas reconocida en su país por algunos historiadores, ya que los años de oscurantismo comunista habían borrado su hazaña de los libros de historia oficiales. Además ella nunca contó a nadie nada de su vida durante aquellos años.

Sin embargo, en 1999 su historia empezó a conocerse y fue, curiosamente gracias a un grupo de alumnos de un instituto de Kansas y a su trabajo de final de curso sobre los héroes del Holocausto. En su investigación dieron con muy pocas referencias sobre Irena, sólo había un dato sorprendente: había salvado la vida de 2.500 niños Cómo es posible que apenas hubiese información sobre una persona así? Pero la gran sorpresa llegó cuando tras buscar el lugar de la tumba de Irena, descubrieron que no existía porque ella aún vivía, y de hecho todavía vive. Hoy es una anciana de 97 años que reside en un asilo del centro de Varsovia en una habitación donde nunca faltan ramos de flores y tarjetas de agradecimiento procedentes del mundo entero.

Cuando Alemania invadió el país en 1939, Irena era enfermera en el Departamento de Bienestar Social de Varsovia el cual manejaba los comedores comunitarios de la ciudad.

En 1942 los nazis crearon un ghetto en Varsovia e Irena horrorizada por las condiciones en que se vivía allí se unió al Consejo para la Ayuda de Judíos. Consiguió identificaciones de la oficina sanitaria, una de cuyas tareas era la lucha contra las enfermedades contagiosas. Como los alemanes invasores tenían miedo de que se desatara una epidemia de tifus, toleraban que los polacos controlaran el recinto.

Pronto se puso en contacto con familias a las que les ofreció llevar a sus hijos fuera del Gueto. Pero no les podía dar garantías de éxito. Era un momento horroroso, debía convencer a los padres de que le entregaran sus hijos y ellos le preguntaban: "¿Puedes prometerme que mi niño vivirá?"…… ¿Qué se podía prometer cuándo ni siquiera se sabía si lograrían salir del gueto


Lo único cierto era que los niños morirían si permanecían en él
Las madres y las abuelas no querían desprenderse de sus hijos y nietos. Irena las entendía perfectamente, en aquel entonces, ella era madre, y de todo el proceso que ella llevaba a cabo con los niños, el más duro era el momento de la separación. Algunas veces, cuando Irena o sus chicas volvían a visitar a las familias para intentar hacerlas cambiar de opinión, se encontraban con que todos habían sido llevados al tren que los conduciría a los campos de la muerte. Cada vez que le ocurría algo así, luchaba con más fuerza por salvar a más niños.



Comenzó a sacarlos en ambulancias como víctimas de tifus, pero pronto se valió de todo lo que estaba a su alcance para esconderlos y sacarlos de allí: cestos de basura, cajas de herramientas, cargamentos de mercaderías, sacos de patatas, ataúdes... en sus manos cualquier elemento se transformaba en una vía de escape. Logró reclutar al menos una persona de cada uno de los diez centros del Departamento de Bienestar Social.
Con su ayuda, elaboró cientos de documentos falsos con firmas falsificadas dándole identidades temporarias a los niños judíos. Irena vivía los tiempos de la guerra pensando en los tiempos de la paz. Por eso no le alcanzaba con mantener con vida a esos niños. Quería que un día pudieran recuperar sus verdaderos nombres, su identidad, sus historias personales, sus familias.
Entonces ideó un archivo en el que registraba los nombres de los niños y sus nuevas identidades. Apuntaba los datos en pedazos pequeños de papel y los enterraba dontro de botes de conserva bajo un manzano en el jardín de su vecino. Allí aguardó sin que nadie lo sospechase el pasado de 2.500 niños… hasta que los nazis se marcharon.

Pero un día, los nazis supieron de sus actividades. El 20 de octubre de 1943, Irena Sendler fue detenida por la Gestapo y llevada a la prisión de Pawiak donde fue brutalmente torturada. En un colchón de paja de su celda, encontró una estampa ajada de Jesucristo. La conservó como el resultado de un azar milagroso en aquellos duros momentos de su vida, hasta el año 1979, en que se deshizo de ella y se la obsequió a Juan Pablo II.
Irena era la única que sabía los nombres y las direcciones de las familias que albergaban a los niños judíos; soportó la tortura y se rehusó a traicionar a sus colaboradores o a cualquiera de los niños ocultos. Le rompieron los pies y las piernas además de innumerables torturas. Pero nadie pudo romper su voluntad. Así que fue sentenciada a muerte. Una sentencia que nunca se cumplió porque camino del lugar de la ejecución, el soldado que la llevaba la dejó escapar. La resistencia le había sobornado porque no querían que Irena muriese con el secreto de la ubicación de los niños. Oficialmente figuraba en las listas de los ejecutados, así que a partir de entonces, Irena continuó trabajando pero con una identidad falsa.

Su padre un médico, que falleció de tifus cuando ella era todavía pequeña, le inculcó lo siguiente:
“Ayuda siempre al que se está ahogando, sin tomar en cuenta su religión o nacionalidad.
Ayudar cada día a alguien tiene que ser una necesidad que salga del corazón”


Al finalizar la guerra, ella misma desenterró los frascos y utilizó las notas para encontrar a los 2.500 niños que colocó con familias adoptivas. Los reunió con sus parientes diseminados por todo Europa, pero la mayoría había perdido a sus familiares en los campos de concentración nazis. Los niños sólo la conocían por su nombre clave: Jolanta. Pero años más tarde cuando su historia salió en un periódico acompañada de fotos suyas de la época, varias personas empezaron a llamarla para decirla: “Recuerdo tu cara….soy uno de esos niños, te debo mi vida, mi futuro y quisiera verte….”

Irena Sendler lleva años encadenada a una silla de ruedas, debido a las lesiones que arrastra tras las torturas sufridas por la Gestapo. No se considera una heroína. Nunca se adjudicó crédito alguno por sus acciones. "Podría haber hecho más," dice siempre que se la pregunta sobre el tema. "Este lamento me seguirá hasta el día que muera."





No se plantan semillas de comida. Se plantan semillas de bondades.
Traten de hacer un círculo de bondades, éstas las rodearán y las harán crecer más y más”.
Irena Sendler


Los niños sólo la conocían por su nombre clave Jolanta. Pero años más tarde cuando su foto salió en un periódico luego de ser premiada por sus acciones humanitarias durante la guerra "Un hombre, un pintor, me telefoneó," dijo Sendler, "`Recuerdo su rostro', dijo, 'Eres tú quién me sacó del gueto.' Tuve muchos llamados como ése".

[size=12] Irena Sendler no se considera una heroína. Nunca se adjudicó crédito alguno por sus acciones. "Podría haber hecho más," dijo. "Este lamento me seguirá hasta el día que muera."
En 1965 la organización Yad Vashem en Jerusalén le otorgó el título de Justa entre las Naciones y se la nombró ciudadana honoraria de Israel.





Luego de la guerra trabajó para bienestar social; ayudó a crear casas para ancianos, orfanatos y un servicio de emergencia para niños.
******Aclaración: Irena falleció el 12 de mayo de 2008

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Mar 22 Nov - 22:22:36  Gatofidio

Esteban Laureano Maradona (1895-1995)






Nació el 4 de julio de 1895, en Esperanza, provincia de Santa Fe en Argentina.
Esteban Laureano Maradona fue un médico que no hizo otra cosa que cumplir con su tarea, con abnegación y una profunda vocación de servicio. Sin embargo, el compromiso que asumió como profesional, la labor desinteresada y solidaria, la denuncia de la injusticia y la defensa y atención de los indígenas y de los pobres, sumadas a la humildad con la que enfrentó el reconocimiento de su obra, valen por sí solas para destacar al hombre que orientó su saber y su esfuerzo en quienes nada tenían.
Obtuvo su título de médico en la Universidad de Buenos Aires, en 1926, con diploma de honor. Fue durante sus estudios, discípulo de Bernardo Houssay.
Hacia 1930, se radicó en Resistencia (Chaco), y hacia 1932 se alistó y trabajó como voluntario en el Hospital Naval de Asunción, durante la guerra del Chaco o "del petróleo". Llegó a ser director del hospital, sobre el final de conflicto.
Desde 1935, y durante 25 años, vivió en Estanislao del Campo, un pequeño pueblito en donde el tren que lo llevaba a Tucumán se detuvo a hacer un trasbordo de pasajeros, y donde se quedó a atender a una parturienta que se debatía por su vida y la de su hijo en un parto distóxico en medio del monte formoseño.
Durante todos esos años, Maradona no solo atendió a los nativos sino que también estudió sus costumbres e incorporó a sus conocimientos los de la medicina tradicional aborigen.
La Universidad de Formosa se encargó de destacar su figura a nivel internacional: en tres oportunidades fue propuesto para el premio Nobel de la Paz, sin embargo y a pesar de no obtener nunca esa distinción, la Organización de las Naciones Unidas le entregó el premio Estrella de Medicina para la Paz.
Entre sus obras se destacan la construcción de una colonia para personas enfermas de lepra y también la fundación de la primera escuela bilingüe del país, una pequeña escuela que, en Formosa, impartía las clases para aborígenes, utilizando en parte su lengua.
Entre sus otras obras, las producciones escritas, pueden citarse A través de la selva (1936); Recuerdos campesinos; Dendrología; Animales cuadrúpedos americanos (1935); El problema de la lepra; Vocabulario indígena toba-pilagá (1938).
Murió en Rosario el 14 de enero de 1995 a los 99 años.
Fue el "Doctorcito Dios", el "Doctor Cataplasma", el "Doctorcito Esteban", el "médico de los pobres", como lo llamaban sus pacientes, con profundo amor y devoción.


[color=cyan]“Asi viví muy sobriamente cincuenta y tres años en la selva – dijo poco antes de morir – hasta que el cuerpo me dijo basta. Un día me sentí morir y me empecé a despedir de los indios, con una mezcla de orgullo y felicidad, porque ya se vestían, se ponían zapatos, eran instruidos,
[b]"Creo que no hice ninguna otra cosa mas que cumplir con mi deber”[/b]

.............................................................................................................................................
Desde mi punto de vista, la frase del final lo resume todo.....y si tomamos otro frase celebre de otro paradigma de la Argentina, creo que el Dr. ESTEBAN LAUREANO MARADONA, merece un sitial entre los grandes de la patria......ahhh si la frase "seras lo que debas ser o sino no seras nada"

PD: Es altamente lamentable que este Maradona este eclipsado por el otro por el simple hecho de haberle pegado a una pelotita, y que es en UNICO que puede ser ejemplo de algo, porque en todo lo demás es totalmente NEFASTO.

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér 23 Nov - 13:40:21  mino







San Maximiliano María Kolbe O. F. M. Conv. (Zduńska Wola, 8 de enero de 1894 - fue un fraile franciscano conventual polaco asesinado por los nazis en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial. Fue un gran propagador de la devoción al Inmaculado Corazón de María y un acérrimo combatiente contra el modernismo y los peligros que acechaban a la Iglesia en el siglo XX.



Su infancia:
Nació en enero de 1894, en Zduńska Wola, en esas fechas parte del Zarato de Polonia, reino sometido al Imperio ruso, y fue bautizado con el nombre de Rajmund (en castellano: Raimundo). Fue el segundo hijo de Julius Kolbe (de origen alemán) y María Dabrowska (de origen polaco). Tuvo cuatro hermanos: Francis, Joseph, Walenty (que vivió un año) y Andrew (que vivió hasta los cuatro años de edad). Sus padres se trasladaron a Pabianice (Polonia) por motivos laborales.
.

En 1915 obtuvo en la Universidad de Roma el doctorado en filosofía y en 1919 el doctorado en teología. De su estancia en Roma quedó fuertemente impresionado por las manifestaciones públicas masónicas. En ellas se atacaba duramente a la Iglesia católica y al papa, y se hacía apología satánica.


En 1927 fundó en Polonia a 40 km de Varsovia, la Ciudad de la Inmaculada (Niepokalanów), un lugar que alojaba una organización que tuvo mucho éxito y expansión como podemos observar en una descripción de la época:

Una extensa área libre para la construcción de una gran basílica de la Inmaculada. Un complejo editorial [que comprendía]: la redacción, la biblioteca, la tipoteca, el taller de los linotipistas, la cincografía con los laboratorios fotográficos, las tipografías [...] y además las distintas secciones de la encuadernación, de los almacenes y de los envíos. El ala izquierda [...] incluía, en diferentes edificios, la capilla, las dependencias de los religiosos, el postulantado, el noviciado, la dirección general, la enfermería y, a cierta distancia, la gran central eléctrica. Además, distribuidos por todas partes, los talleres de los herreros y de los mecánicos, los talleres de los carpinteros, de los zapateros, de los sastres, así como los depósitos de los albañiles y las grandes cocheras para el cuerpo de bomberos. Pero todavía no hemos terminado: además había un parque de maquinaria, una pequeña estación ferroviaria, con vía de empalme con la vía pública y estatal; incluso estaba previsto un aeródromo con cuatro aviones sin motor y un proyecto de estación de radiotransmisión. Por todas partes había gruesos troncos de árboles, depósitos de madera, tubos y toda clase de materiales de construcción.
Más tarde, como misionero en Japón, creó otra institución semejante. Fundó dos periódicos, El Caballero de la Inmaculada y El Pequeño Diario.

Organizó una imprenta en la ciudad de la Inmaculada en Polonia, y después se trasladó a Japón, donde empezó a editar hasta ocho revistas católicas. La de mayor distribución fue El Caballero de la Inmaculada, que pronto llegó a tener 15.000 ejemplares, llegando en su mejor época a vender casi un millón de ejemplares.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis invadieron Polonia y bombardearon la Ciudad de la Inmaculada, llevándose prisionero al padre Maximiliano y a todos sus colaboradores. Él había fundado una radiodifusora y estaba dirigiendo la revista El Caballero de la Inmaculada. Todo se lo destruyó la guerra. Fue llevado al campo de exterminio de Auschwitz, donde se le adjudicó el número 16.670.

Sus últimos días:
A fines de julio de 1941 se fugó un preso del campo de concentración de Auschwitz. El sargento polaco Franciszek Gajowniczek, de 40 años de edad, uno de los prisioneros, narró así su experiencia de aquel verano de 1941:

Yo era un veterano en el campo de Auschwitz; tenía en mi brazo tatuado el número de inscripción: 5659. Una noche, al pasar los guardianes lista, uno de nuestros compañeros no respondió cuando leyeron su nombre. Se dio al punto la alarma: los oficiales del campo desplegaron todos los dispositivos de seguridad; salieron patrullas por los alrededores. Aquella noche nos fuimos angustiados a nuestros barracones. Los dos mil internados en nuestro pabellón sabíamos que nuestra alternativa era bien trágica; si no lograban dar con el escapado, acabarían con diez de nosotros. A la mañana siguiente nos hicieron formar a todos los dos mil y nos tuvieron en posición de firmes desde las primeras horas hasta el mediodía. Nuestros cuerpos estaban debilitados al máximo por el trabajo y la escasísima alimentación. Muchos del grupo caían exánimes bajo aquel sol implacable. Hacia las tres nos dieron algo de comer y volvimos a la posición de firmes hasta la noche. El coronel Fritsch volvió a pasar lista y anunció que diez de nosotros seríamos ajusticiados.

Franciszek Gajowniczek
A la mañana siguiente, Gajowniczek fue uno de los diez elegidos por el coronel de las SS (nazismo) Karl Fritsch para ser ajusticiados en represalia por el escapado. Cuando Franciszek salió de su fila, después de haber sido señalado por el coronel, musitó estas palabras: «Pobre esposa mía; pobres hijos míos». El padre Maximiliano estaba cerca y lo oyó. Enseguida, dio un paso adelante y le dijo al coronel: «Soy un sacerdote católico polaco, estoy ya viejo. Querría ocupar el puesto de ese hombre que tiene esposa e hijos». El oficial nazi, aunque irritado, finalmente aceptó su ofrecimiento y Maximiliano Kolbe, que tenía entonces 47 años, fue puesto, junto con otros nueve prisioneros, en ayuno obligado para que muriera. Los diez condenados fueron recluidos en una celda subterránea el 31 de julio de 1941.

Pero como —tras padecer tres semanas de hambre extrema— el 14 de agosto de 1941 aún sobrevivía junto a otros tres condenados y los oficiales a cargo del campo querían dar otro destino a la celda, Kolbe y sus tres compañeros de celda fueron asesinados administrándoles una inyección de fenol. Los cuerpos fueron incinerados en el crematorio del campo.[5] [6] Incluso en prisión y también en la celda de hambre, celebró, mientras pudo, todos los días la Santa Misa, distribuyendo la Comunión a otros prisioneros: el pan dado a los prisioneros era ácimo (sin levadura), podía ser utilizado para la Eucaristía; guardianes que simpatizaban con él le hacían llegar el vino.

En agosto de 1945, en el final de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Nagasaki, donde Kolbe tenía una de sus imprentas, fue destruida por la bomba atómica. Todos los trabajadores fallecieron más tarde, pero la imprenta quedó incólume.

El papa Pablo VI lo declaró beato en 1971; a la fiesta asistió Franciszek Gajowniczek (de 70 años), el hombre por el cual Kolbe había ofrendado su propia vida treinta años antes. El 10 de octubre de 1982, el papa Juan Pablo II canonizó a éste ante una multitud de polacos. Posteriormente fue nombrado patrón de los radioaficionados a petición de los radioaficionados polacos.

Su legado
Iglesia de san Maximiliano Kolbe en el distrito Rubinkowo (Toruń, Polonia)San Maximiliano Kolbe ha inspirado a muchos a vivir lo que algunos han llamado «la locura del amor». Con su nombre se bautizó la denominada «Operación Kolbe», una iniciativa ecuménica de relevo de personas secuestradas en Colombia, país en el que en 2011 permanecían cautivas más de cuatro mil personas. El propósito de esta operación es reunir voluntarios que se ofrezcan como relevo, para que cada uno de ellos tomara, eventualmente, el lugar de una persona secuestrada. Sus integrantes, varios cientos, están dispuestos, en forma libre, autónoma y anónima, a asumir el cautiverio a cambio de la libertad de uno de los secuestrados: responden como Maximiliano Kolbe al llamado de Jesús en los Evangelios: «Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos».

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Miér 23 Nov - 17:49:51  Marcela

Quizás muchos no lo concideren un héroe, no salvó cientos o miles de vida, pero creo que la grandeza de su corazón merece que lo recordemos.Alberto Noya murió en el año 2006 y creo que esta historia no tuvo mucha difusión, lamentablemente.

El deporte es sólo entretenimiento, dicen muchos. Y como tal se rige por un solo principio: “El show debe continuar”. Pero hay historias que dan una demostración de que la gente que forma parte del show deportivo es de piel y hueso y que tiene sentimientos de “fierro”.

Esta historia transcurrió en la ciudad de Rafaela (Santa Fe) y fue relatada por la médica veterinaria Miriam Dalinger en una carta que pone la piel de gallina a cualquiera.

Sus protagonistas no intencionales los descubrirá con el correr de la historia. Historia que créame vale la pena:

“Era el jueves 13 de julio cuando llega a mi veterinaria una persona asustada pidiendo pronta atención de un perro que había atropellado. Lo ayudo a bajarlo del baúl de su auto y lo llevo al consultorio.

Mientras estaba trabajando me comenta el señor que era corredor de autos y que, haciendo reconocimiento de la pista atropelló al perro dentro del Autódromo y que fue con su auto particular a ver si el perro estaba muerto.

Cuando vio que el perro estaba corriendo en tres patas desesperado, él lo persigue con el auto y lo encierra para agarrarlo, y ve que estaba lleno de sangre, entonces se saca su remera y lo envuelve y lo mete al baúl.

El perro estaba sangrando mucho, así que hice lo que corresponde en éste caso y le pedí al señor que me lo deje internado, entonces me pide mi número de celular para llamarme luego.

Así fue cuando "el piloto" me llama dos veces en la noche preguntando por el estado del perro: le contesto que estaba muy bien.

El viernes lo viene a ver a las 19 con cara de agotado. Le pregunto qué le pasaba y me contestó que estuvo internado con oxígeno todo el día porque se había intoxicado con monóxido de carbono que había entrado al auto mientras practicaba, y me dijo que no sabía si el sábado iba a poder venir a ver al perro porque tenía que clasificar para el domingo. Pero que igual me llamaba, porque se lo llevaba a Buenos Aires, lo hacia operar (el perro tenía fractura de fémur) y le buscaba un lugar donde dejarlo porque ni en su casa ni en la de su mamá podían tener más perros (ya tenían varios).

El sábado a la tarde lo viene a ver un ratito porque ya era tarde y me presentó a “su copiloto”.

Me dio un número de teléfono para que lo llame el domingo al mediodía porque alrededor de las 13 lo buscaba y se lo llevaba a su casa en su auto.

Así fue cuando el domingo a las 12:45 llamo al celular para confirmar bien el horario al que buscaba al perro por la veterinaria y del otro lado de la línea me dan la noticia de que “el piloto” había sufrido un accidente en el cual “su copiloto” falleció en el acto y que “el piloto” estaba muy grave.

A la tardecita voy al Policlínico donde estaba internado y me dicen que ya lo habían trasladado a Buenos Aires en un estado muy crítico.

El lunes decidí quedarme con el perro, operarlo y luego regalarlo a alguien quien lo cuide.

Entonces lo tenía dentro del consultorio, cuando llega una pareja amiga a vacunar a su cachorro y les pregunto si no le molestaba que se quede el perro ahí dentro, a lo cual me responden que no tenían problema.

Como si fuera un milagro la señora mira al perro y lo reconoce como si fuera el perro del vecino de su mamá, diciendo que era "Cartucho"; en ese momento el perro la mira y mueve la cola.

Le pedí que llame a su mamá y pregunte si al vecino le faltaba su perro, pero no pudo encontrar a nadie en la casa en ese momento.

Eran las 22 de ese mismo día cuando suena mi celular y me dicen que al vecino de su mamá le faltaba su perro y que a la mañana siguiente pasaban por la veterinaria para ver si ése era su perro.

Así fue cuando el martes viene toda la familia a ver si el perro era "su perro", y la verdad que fue muy lindo ver la alegría de todos, incluso la mía.

El perro fue devuelto a su familia luego de operarlo, y el miércoles por la noche me dan la mala noticia de que “el piloto” falleció.

Contar esta historia me pone piel de gallina, no puedo dejar de pensar en lo rara que es, y muchas personas me dijeron que conocí a un ángel, creo que tienen razón, y que fue la última gota que le faltaba para ganarse el cielo. Me gustaría que todos la conozcan.

El protagonista de esta historia fue Alberto Noya, “el piloto”, que murió, tras una agonía de tres días, el 19 de julio, luego de haber sufrido un grave accidente automovilístico en una carrera de la categoría TC Pista, que se disputó en la ciudad santafesina de Rafaela, donde también perdió la vida su copiloto, Gabriel Miller.



Gabriel Miller (izquierda) Alberto Noya (derecha)

Volver arriba Ir abajo

avatar

Mensaje el Lun 19 Dic - 12:27:00  ge

Cierro este concurso. He salido ganadora esta vez...
La verdad, TODAS, HERMOSÌSIMAS HISTORIAS.
Muy difìcil decidirnos por una, no?
Tiren sugerencias... vamos por el pròximo...

Volver arriba Ir abajo

Mensaje   Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.